El tigre es una de las criaturas más hermosas y majestuosas que ha la tierra. Desde tiempos inmemoriales han sido símbolos importantes de destreza, ferocidad, fuerza, belleza e incluso paciencia. Solemos relacionarlos bastante con lo salvaje, con lo primitivo pero al mismo tiempo, con lo más interno de nosotros mismos.

 

El ser humano, siendo un ser que constantemente recibe estímulos externos; está acostumbrado a asociar ciertos patrones de los objetos, animales y otras personas que suelen rodearlo con sus propios patrones de comportamiento y pensamiento. De esta forma es como creamos empatía con todo lo que nos rodea; identificándonos con dicho contexto o persona asociando de forma inconsciente nuestra experiencia con lo que estamos viviendo en ese momento. En otras palabras, cuando te sientes bien con alguien que acabas de conocer, es porque te identificas de cierta forma con esa persona; bien sea con su forma de vestir, su forma de hablar, su postura, entre una infinidad de aspectos más.

 

La mayoría de nuestro conocimiento, no es empírico

 

Ahora bien. Sabemos entonces que nuestra preconsciencia está cargada de información proveniente incluso de antiguo conocimiento que fue transmitido de generación en generación hasta nosotros. Una gran parte de esas enseñanzas provenientes de nuestros padres, tíos y abuelos, pueden provenir de la herencia de información. ¿Qué tiene esto que ver con los tigres? Es simple; para entender cómo procesa nuestra psiquis a un tigre, debemos pensar de dónde provienen la mayoría de los conocimientos que tenemos acerca de ellos.

 

Es evidente que si vemos a un tigre libre, probablemente no queramos estar ahí por ser una criatura salvaje que puede fácilmente asesinarnos sin mucho esfuerzo. Pero ¿De dónde viene este pensamiento?. Nuestros antepasados en algún momento tuvieron que luchar con tigres, o enfrentarse a una lucha territorial para que nuestra perspectiva occidental del tigre sea tan inclinada al miedo. Por supuesto, no todas las personas le tienen miedo a los tigres; hay quienes incluso tienen tigres de mascotas sin ningún problema. Es justo ahí donde está el punto; mucha gente le teme a los tigres mientras otros los tienen como mascota. En otras palabras, nuestras percepciones son diferentes en todo sentido, lo que hace que dicho animal sienta estas percepciones y se adecúe a la vibra del momento.

 

Soñar con tigres, sin embargo, puede tener muchos significados. Como siempre decimos; la mayoría del significado de tu sueño proviene de tu sentimiento hacia dicho sueño. Debes pensar cómo te hace sentir el sueño, si sentiste miedo, amor, admiración, felicidad, odio; todos estos sentimientos son de vital importancia para conocer el verdadero significado del mensaje que tu subconsciente quiere transmitirte.

 

El tigre para nuestra preconsciencia

 

Claro está que muchas personas han intentado descifrar el mensaje de soñar con tigres y hay quienes dicen que debido a nuestra percepción del tigre como criatura salvaje, puede simbolizar para nosotros todo aquello que se aloja en nuestro cerebro reptil. Todos aquellos impulsos inconscientes, deseos y costumbres provenientes de nuestra constante evolución biológica. Un ejemplo de estas costumbres podría ser la reconocida “zona de confort” que se nombra bastante en libros de emprendimiento, negocio y superación personal. La zona de confort no es más que una pequeña zona de nuestro cerebro que nos hace procrastinar constantemente, creando una cadena de eventos negativos donde terminamos por no cumplir nuestros objetivos. Se sabe que esta zona de confort es algo que nos ha acompañado desde los principios del ser humano, cuando debíamos escondernos en cuevas para mantenernos a salvo de los depredadores (Como los tigres). Justo allí fue donde se fue desarrollando constantemente este sentido de mantenerlos a salvo con lo que ya tenemos sin arriesgarnos.

 

Al asociar al tigre con nuestros impulsos e instintos, quizá nuestra subconsciencia quiere hacernos entender que debemos controlar mejor dichos impulsos; y que nos estamos dejando llevar demasiado por ellos, lo cual puede afectar a la larga nuestro estilo de vida, o nuestra percepción del futuro.

 

Si soñamos con uno o varios tigres que nos atacan y nos sentimos temerosos, es probable que nuestra subconsciencia nos indique que si continuamos dando pie a nuestros impulsos nos irá mal. Es por ello que si esto te está ocurriendo, procura ver qué estás haciendo mal en tu vida que pueda llevarte a una posible crisis personal; puede ser fumar, gastar demasiado tiempo consumiendo, no controlar tus sentimientos con otras personas e incluso dejar de ejercitarte por procrastinar.

 

Significados positivos de soñar con tigres

 

Soñar con tigres también tiene significados muy positivos. Se sabe que nuestros antepasados, al ganar una pelea con un tigre, desollaban su piel para utilizarla como objetos meramente decorativos en función de trofeos. En otras palabras, asociamos la piel rayada del tigre con victoria, triunfo, el final positivo de un gran esfuerzo, entre otros efectos positivos. Es por esto que soñar con tigres a tu alrededor mientras te sientes en calma, puede significar que estás atravesando un período de victoria en tu vida; un período donde sientes que has llegado a la meta que deseabas. También podríamos decir que se aproxima dicha victoria o dicho sentimiento.

 

Soñar que corremos de un tigre podría significar que estamos huyendo de algo que quiere acabar con nuestra tranquilidad. Algo como un problema muy fuerte del que huimos incesantemente. Debes prestar atención a tu sueño y recordar la distancia que el tigre se encontraba de ti, ya que dicha distancia también puede simbolizar la cercanía que existe entre tu problema y tú. Lo mejor sería que dejes de huir de dichos problemas y comiences a ver tu vida desde otros ojos. Si en el sueño corres incesantemente para huir del tigre que te persigue, pero el tigre se encuentra muy cerca de ti; podría significar que estás apunto de atravesar un problema muy fuerte. Por el contrario, si soñamos que el tigre se acerca, pero su distancia es mucho más amplia; nuestro subconsciente nos está advirtiendo de dicho problema o preocupación con cierta distancia entre el problema y nosotros, lo que nos otorga más tiempo para pensar en una solución o una forma para evitar dicho problema.

 

Para concluir, podemos decir que soñar con tigres tiende a ser una interrogante entendible, pero al entender que todo lo que nos rodea tiene dos polos opuestos y que no importa lo que es, sino lo que percibimos, nos daremos cuenta que incluso nuestros miedos más profundos, pueden ser un paraíso desde la perspectiva correcta.